Deseo

El deseo puede causar tantos estragos deliciosos dentro de la fibra de nuestras entrañas. Puede fijar y desestabilizar, despertar e incomodar, mimar y torturar. ¡Con qué fuerza contamos!
La invitación es desear juntas. Mucho. Someternos al control del deseo, tal vez incluso hasta que sea deliciosamente incómodo. E inmediatamente prestar atención, mirar hacia adentro, observar lo que sucede cuando este motor comienza a girar.
Al descubrir, a través del vehículo de nuestro cuerpo, cómo el dolor y el placer son partes integrales del mecanismo del deseo, podemos intentar explorar nuevas posibilidades de desear.
Específicamente, trataremos de subvertir el deseo localizando el placer justo en el acto de querer, en lugar de caer en el engaño de la satisfacción externa.
Todes son bienvenides: aquellas de nosotras que recibimos visitas frecuentes del deseo ahora pueden comenzar a notar y saborear sus regalos, todo mientras se vuelven inmunes a su engaño; y aquellos para quienes el deseo es un huésped que nunca llega, bueno, ahora podemos ir a visitarlo nosotras!

 

Mihai Chira · Centro mi práctica en la creación de espacios encantados efímeros donde los participantes puedan experimentar valores y conceptos abstractos de una manera encarnada e inmediata. He explorado temas como la relación emocional con el cuerpo, la práctica y la creación de culturas de consentimiento, los patrones de relación, la encarnación de las emociones, aspectos del sexo y de la intimidad.
Originalmente me formé como tenista, y luego como programador, más de una década en cada etapa. Algunas de estas perspectivas y habilidades, junto con mi historia de activismo, informan los talleres que diseño. Llamo ‘casa’ comunidades reunidas en torno a la no monogamia, el feminismo y la sexualidad positiva, donde también organizo talleres y eventos.

+ talleres · Emoción – movimiento · Desnudos-juntas